Back to top

Francisco García

TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

En el 2008 construyó pantallas led y luego pasó a elaborar cronómetros electrónicos de los que hoy tiene más de 80 modelos propios. Pero fue su hermana, quien, conociendo su afán de innovar, le envió un video sobre personas ciegas que superaron los problemas de comunicación y lograron prepararse en una universidad." data-share-imageurl="" style="position:fixed;top:0px;left:0px;">

Francisco García

VOTAR
Cuando Francisco tenía apenas 2 años su familia migró a Venezuela buscando un mejor futuro y fuerza logro ya que en su caso se convirtió en un reconocido ingeniero electrónico que participó en la automatización eléctrica de ese país y llegó a ser catedrático de la Universidad Santiago Mariño de Maracaibo. Vivió en España una corta temporada y hoy con 54 años encima y una familia hecha en el vecino país, ejerce su profesión en Palmira Valle.

En el 2008 construyó pantallas led y luego pasó a elaborar cronómetros electrónicos de los que hoy tiene más de 80 modelos propios. Pero fue su hermana, quien, conociendo su afán de innovar, le envió un video sobre personas ciegas que superaron los problemas de comunicación y lograron prepararse en una universidad. Así Francisco comenzó a crear la aplicación “Braille Hands”, una app que, usando los 6 puntos del lenguaje de ciegos, crea letras y palabras con sentido completo. 

Al ponerla en la nube recibió decenas de mensajes de agradecimiento y recomendaciones como la de crear un dispositivo paralelo al móvil para hacer la app más fácil al tacto. Su principal guía fue Nancy, ciega de nacimiento y maestra de braille de Palmira.  Ella solo tuvo que tomar dos clases para manejar el aparato.

El siguiente reto fue acondicionar el dispositivo para personas sordociegas y allí apareció Jarol, un hombre al que Francisco le diseñó un aparato que vibra en los puntos braille, permitiéndole con solo poner los dedos crear letras y palabras.

El “Braille Hands” tiene 5 variaciones o usos entre los que esta la calculadora y aproximante una más: el juego de ajedrez.

Foto: Carlos Eduardo Barragán.