Back to top

Idelfonso Avilés

CULTURA

Y para defender el origen de esa cerámica, Idelfonso Avilés, quien desde muy pequeño aprendió a moldear el barro para convertirlo en vasijas, floreros y otros utensilios, creo en el 2018, La Asociación De Artesanos de La Chamba y Chipuelo (ASOARCHA).

El principal objetivo de Idelfonso Avilés, al frente de ASOARCH es defender la cerámica negra de los imitadores." data-share-imageurl="" style="position:fixed;top:0px;left:0px;">

Idelfonso Avilés

VOTAR
En las veredas La Chamba y Chipuelo, municipio del Guamo, Tolima, hay un dicho entre sus pobladores, “venimos del barro y vivimos del barro”. Y es que allí en esas dos pequeñas poblaciones, 350 familias derivan su sustento de las minas de arcilla, material refractario con el que elaboran la cerámica negra orgánica.

Y para defender el origen de esa cerámica, Idelfonso Avilés, quien desde muy pequeño aprendió a moldear el barro para convertirlo en vasijas, floreros y otros utensilios, creo en el 2018, La Asociación De Artesanos de La Chamba y Chipuelo (ASOARCHA).

El principal objetivo de Idelfonso Avilés, al frente de ASOARCH es defender la cerámica negra de los imitadores. Su meta es conseguir la denominación de origen, ante la Superintendencia de Industria y Comercio, para el producto que representa, la vida, el sustento, no solo para los 99 asociados, todos artesanos y artesanas.

Este oficio ancestral derivado de la cultura Pijao (indígenas Yoporogos o Poicos), no solo tiene un valor económico, pues los artesanos en las dos veredas del suroriente del departamento del Tolima dicen que es un barro bendito.

Otro de los objetivos de ASOARCH es la venta directa de lo que producen esas manos artesanas, cuya cerámica es una tradición, que quieren preservar.

Foto: Yenis navarro Tinoco.