Back to top

José Altahona

SALUD & BIENESTAR

José Altahona

VOTAR
Desde niño José Altahona siempre pensó en ser médico. Su padre, don Dionisio, lo llevaba por Palenque y Palenquito, en Bolívar, y le mostraba la pobreza en la que vivían sus gentes. Le decía que cuando fuera grande y fuera médico tenía que regresar a esos lugares a ayudarlos y sin cobrar un peso. Esos consejos se volvieron realidad hace veinte años y don Dionisio alcanzó a verlos cristalizados antes de fallecer.

Ahora el médico Altahona tiene una finca en Palenquito que adaptó para realizar sus brigadas. Allí no había un centro de salud. Antes los niños morían de parasitosis y enfermedades respiratorias, dice.

Siempre, en el mes de agosto de cada año, con amor y pasión, él y otros brigadistas amigos de Palenquito, que son médicos de todas las especialidades y de todas las regiones de Colombia, llegan a curar las enfermedades de miles de personas de familias humildes, también les proveen alimentos y otros recursos con el apoyo de la industria farmacéutica, de empresarios cartageneros y de sus colegas.

Cuatro médicos empezaron con esta obra y ahora son ciento veinte. Y aunque de esos cuatro pioneros ya han fallecido dos, José Altahona piensa seguir con su misión hasta que Dios lo tenga con vida.

Con su labor este médico bolivarense busca sembrar, en los estudiantes de medicina y otras profesiones, la semilla de la solidaridad. Que regresen a sus sitios de origen, que no olviden sus raíces y que realicen como él un apostolado desde su profesión.