Back to top

Ligia Arias

SALUD & BIENESTAR

Ligia Arias

VOTAR
Esta caldense, nacida en una familia integrada por varios sacerdotes, trabaja por las personas enfermas de cáncer de Anserma y sus sesenta y siete veredas.

Ligia estudió Mecánica Dental y decidió dedicar su vida a los pacientes terminales de cáncer cuando Jairo, uno de sus once hermanos que era profesor, enfermó de cáncer y murió por esa enfermedad. Entonces se encaminó por la ruta de la proyección social.

Dirige la Fundación Luz de la Esperanza y lleva catorce años buscando pacientes con esta enfermedad. En una finca, situada en medio del pintoresco y hermoso paisaje de Anserma, funciona su obra donde todo el que llega es atendido. Ligia los asesora, los guía y le colabora para que puedan desplazarse a las ciudades donde reciben sus tratamientos de quimio y radioterapia

Andrés Aguirre a quien le detectaron leucemia linfoide aguda a los 13 años asegura que Ligia Matilde nunca lo dejó desfallecer, por eso hoy es un sobreviviente que le ayuda con otros enfermos. Como él son miles de testimonios que dan fe de su labor.

Pero su campo de acción no sólo se limita al cáncer, Ligia también visita y acompaña a los adultos mayores de diferentes hogares geriátricos de la región, ayuda a los campesinos más humildes y a algunas personas en situación de discapacidad a quienes les ha ayudado a construir viviendas dignas en las cuales puedan vivir mejor.

Ella y los voluntarios de Luz de la Esperanza, entre los que se cuentan médicos y abogados, han atendido a unas diez mil personas. En medio de la crisis que vive la salud en el país, Ligia tiene el sueño de conseguir equipos médicos que diagnostiquen a tiempo la enfermedad, como un mamógrafo, y contar con un banco de medicamentos al que tengan acceso los pacientes y les dé mejor calidad de vida.