Back to top

Martha Toledo

SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL

Martha Toledo

VOTAR
Esta filósofa bogotana que llegó a Inírida hace más de 24 años, quizá se inspiró en la misma leyenda de amor que la princesa "Densicora", para justificar su decisión de hacer una familia en la selva del Guainía…

Su idea de pasar una temporada en el oriente de Colombia cambió después de conocer, un indígena curripaco que la enamoró de manera tal que hasta terminó dando a luz en la tribu que le permitió constatar que vivir del río y de las montañas es un sueño posible.

Allí conoció la flor de Inírida, una exótica y nativa planta que por cuenta de las quemas y la colonización estaba a punto de extinguirse…

Con la ayuda de biólogos y de los mismos indígenas se dio a la tarea de sembrarla y garantizar su sostenible ambiental porque en el caso de esta mágica especie, la flor de invierno derrocha sus semillas para darle vida a flor de verano y repetir el ciclo infinito de reproducción.

Además de salvar la especie, Martha Elena convenció a las comunidades de que comercializado la flor al interior del país se podría generar una fuente de trabajo y de sustento. Hoy a través de su fundación, en época de cosecha, más de 20 familias derivan su sustento de la siembra, cuidado, recolección y venta de la flor de Inìrida, esa especie que nació en la leyenda de una princesa que se internó en los cerros del mavicure recogiendo esas estrellas rojas que caían de cielo…